¿Qué Es Una Emoción Atrapada?

El Código de la Emoción (desarrollado por el Dr. Bradley Nelson) es un ejemplo de Psicología Energética, y como otras terapias holísticas, tratamientos y sistemas consiste en liberar Emociones Atrapadas (energía negativa) del cuerpo.

Para entender lo que es una Emoción Atrapada debemos primero entender que TODO es energía – bueno, no necesitamos entenderlo exactamente, sino reconocer el hecho científico que implica. Reconozcámoslo, la mayoría de nosotros no entendemos cómo funciona la electricidad pero sabemos y creemos que la luz se encenderá cuando le damos al interruptor. Sabemos que encontraremos respuestas cuando buscamos algo en Google sin verdaderamente entender cómo funciona internet. Y además de que todo es energía, todo vibra a frecuencias diferentes – cuánto más alta mejor – así que hay algo de verdad a la frase popular; “buena vibra” –  buena vibración se refiere a cosas que nos hacen sentir mejor, es decir que elevan nuestra vibración, y mala vibra las cosas que nos bajan la vibración o nos hacen sentir peor.

 

Y llegamos al hecho de que todo, incluso las cosas abstractas, están hechas de energía y tienen una vibración específica, concretamente nuestras EMOCIONES y PENSAMIENTOS. Cuando pensamos en algo estamos de hecho permitiendo que esa energía pase a través de nuestro cuerpo, buenos pensamientos tendrán una vibración alta y por ello más saludable para nosotros­­­­­­­­, que es por lo que el PENSAMIENTO POSITIVO es algo tan importante.

No es fácil controlar nuestros pensamientos, y se ha investigado mucho sobre el tema. Mis dos favoritos en este campo son la maravillosa pionera Louise Hay, que recomienda repetirse afirmaciones positivas que, en mi experiencia, funcionan, aunque desarrollos y técnicas más recientes han probado ser más efectivas. Y segundo, el increíble Bruce Lipton PhD, quien actualmente está menguando la separación entre  la ciencia y la espiritualidad con su trabajo sobre los efectos físicos que tienen nuestras emociones y pensamientos (La Biología de las Creencias, 2007)

Bueno, que me desvío. El punto es que cuando sentimos algo (una emoción) es en forma de energía pasándonos por el cuerpo. A veces, en el caso de un trauma o dolor severo por ejemplo, no podemos o no procesamos enteramente esa emoción y nuestros cuerpos se bloquean. A lo  mejor simplemente nos quedamos “entumecidos”, o nos negamos a nosotros mismos el derecho a sentimos de ese modo y lo enterramos muy dentro de nosotros. Bueno, puede que en ese momento te ayude a funcionar mejor, pero eso significa que una gran bola de energía negativa se “entierra” en el cuerpo. Tiene que ir a algún sitio y esto, por sí solo, es una revelación interesante. ¿Dónde decidió la energía negativa ubicarse?

Si en el cuerpo hay una zona que se encuentra más débil la nueva energía negativa seguramente se aloje ahí, creando un nido de emociones, y con el tiempo el bloqueo se hará más grande evitando que el flujo natural de energía circule por el cuerpo. Este bloqueo entonces crea un desequilibrio que puede causar dolor o un mal funcionamiento y enfermedad. La localización dentro del cuerpo también puede ser relevante a la emoción que se ha atrapado. Está demostrado que diferentes órganos y glándulas del cuerpo están relacionados con diferentes emociones. Por ejemplo, la vejiga y el miedo (por eso la gente tiende a hacer pis cuando tienen miedo), los pulmones a la tristeza, el hígado al enfado, etc.

Cuando pensamos en nuestros momentos más traumáticos es más fácil entender que podamos tener emociones negativas atrapadas. Por ejemplo, el sentimiento de rechazo o traición después de una ruptura de pareja, o el sentimiento de abandono cuando nuestra madre no nos defiende de niños frente a un padrastro violento…..pero estas Emociones Atrapadas también pueden ser debidas a eventos menos importantes. Un niño de 3 años que ha perdido su juguete favorito podría atrapar una emoción de pérdida, ansiedad o desesperación. Un niño que se pierde en una tienda podría atrapar una emoción de pánico – y todos hemos experimentado este tipo de cosas.

También podemos reforzar Emociones Atrapadas.  Una vez que ya tenemos una Emoción Atrapada, la próxima vez que sintamos esa emoción reforzará la Emoción Atrapada ya atrapada y hará que el sentimiento sea más intenso. Terapeutas suelen referirse a este concepto como “Big Bells Little Bells” (Grandes Campanas Pequeñas Campanas), esto es cuando reaccionamos en exceso a una situación porque la pequeña emoción que estamos sintiendo detona la emoción más grande que tenemos dentro. Esto también puede hacernos más vulnerables y volver a atrapar esa emoción en el futuro.

Para complicar las cosas aún más también tenemos “Emociones Atrapadas Heredadas”, que adquirimos  en el momento de la concepción de nuestros progenitores, y es habitual que estas Emociones Atrapadas Heredadas lleven transmitiéndose durante generaciones.  El liberar estas  emociones heredadas puede causar un alivio instantáneo a un mal, es como si hubiesen cogido fuerza e impacto a medida que se han ido pasando en la línea genética, y es importante tener en cuenta que una vez que son liberadas se liberan de TODO el linaje futuro y también pasado.  Pensar que podemos heredar emociones negativas de nuestros padres siempre es más fácil de asumir que el pensar en pasarlas a nuestros hijos. El pasarles energía negativa a nuestros hijos muchas veces pude hacernos sentir culpables, pero por suerte el Código de la Emoción nos da una forma efectiva y rápida de liberar estas dañinas energías negativas y proporcionarnos una forma natural de sanación y equilibrio para el cuerpo, por lo tanto ayudando a la buena salud en todas las áreas de la vida.

Para más información sobre el Código de la Emoción y cómo te puede ayudar, por favor ponte en contacto conmigo:

deborah@deborahjanesutton.com

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: